Sociedad

En educación, un cacho de seriedad

[ad_1]

Quizás en su afán por parecerse a Milei y encantar a ese electorado enojado que quiere romper todo, algún asesor aconsejó decir que hay que cerrar el Ministerio de Educación para solucionar los problemas de aprendizaje que tiene la Argentina. Y allí fue Patricia Bullrich a plantear que en su futuro gobierno tendrá sólo ocho ministerios, y que Educación sería uno de los que cerraría. O transformaría “en una agencia” porque “a la educación la maneja las provincias y las universidades son autónomas”.“No podés tener un ministerio en el que nadie te dé pelota, porque no manejás nada. Es una burocracia”, dijo en el programa de Fantino, donde reafirmó que en lugar de ministerio ella crearía una agencia de educación.Tras las críticas internas que recibió por estas definiciones (sobre todo por parte del dirigente de la Coalición Cívica Maximiliano Ferraro), Bullrich dio marcha atrás y salió a decir que “hubo un malentendido” y que “educación sería uno de esos ocho ministerios” que quedan, pero que sería “totalmente modernizado”.
“No tendría un ministerio que se ocupa de dos o tres programas, sino donde las 24 provincias estuvieran adentro porque yo necesito llegar a las aulas, a los lugares donde se enseña. Y el Ministerio de Educación hoy no está a cargo de la educación de todos los días. Hay que hacer una integración”, dijo.“Hay varias leyes que cambiar, pero sobre todo que los niveles de coordinación de políticas sean efectivos. Que cuando se tomen decisiones para medir la educación, la calidad de los docentes, lo que tenemos que hacer para aumentar las horas, no sea una decisión de cada ministro sino de toda la nación. Mi ministerio de educación tiene que influir en la educación de todos los argentinos en cooperación real de cambio con todas las jurisdicciones, no voy a ceder la conducción”, agregó.Si uno observa con atención, tras sus idas y vueltas la retórica llevó a que la dirigente de Cambiemos, en Educación proponga no cambiar prácticamente nada. Porque, de hecho, las actuales leyes establecen un ámbito de coordinación de políticas educativas como es el Consejo Federal de Educación (CFE), que está en vigencia. Y el Ministerio de Educación nacional tiene entre sus atribuciones las evaluaciones o la formación docente.Lo que Bullrich estaría criticando, entonces, – alineada con Milei- es la forma en que el Ministerio hace hoy su tarea o la eficiencia en el gasto. Ahora, ¿esto se resuelve eliminando el Ministerio o administrando mejor? ¿Con nuevas leyes? ¿Cuáles? ¿Y qué propuestas hay para mejorar los aprendizajes?Está claro que los dirigentes están a la caza de votos y cumplen estrategias de comunicación, pero estamos hablando de un área central para los argentinos. Quizás haya llegado el momento de pedirles para educación un poco más de rigor, un “cacho de seriedad”.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

[ad_2]
Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba