El Mundo

Francia recorta en un punto y medio su previsión de crecimiento

El Gobierno francés recortó hoy sus previsiones de crecimiento para este año de 4% a 2,5%, como consecuencia del impacto económico de la guerra entre Rusia y Ucrania.

El pronóstico oficial implica una reducción de un punto y medio respecto de lo que se estimaba a principios de este año, y es cercana a lo que previó el Fondo Monetario Internacional en su último reporte de abril (2,9%).

Las subas en los costos de la energía y los alimentos, producto del conflicto bélico, erosionó el poder de compra y el consumo en la segunda economía europea liderada por Emmanuel Macron.

Del mismo modo, los rebrotes de Coronavirus en el país también representan un factor negativo, según justificaron los funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas conducido por Bruno Le Maire y difundió la agencia Bloomberg.

Ayer, Francia informó 135.190 casos de Covid, lo que implica una suba de 55% de contagios en solo una semana.

Macron, que perdió recientemente la mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas, prometió que subirá las jubilaciones, dispondrá límites a las facturas eléctricas y brindará bonos de alimentos a los hogares de menores recursos a través de una modificación en el presupuesto, el cual utilizará para su calculo la nueva estimación.

El presupuesto deberá ser negociado en la Asamblea Nacional, y algunos grupos parlamentarios propusieron también nuevos recortes en los impuestos a los combustibles para reducir su costo.

No obstante, Le Maire descartó dicha posibilidad al encontrarse las finanzas públicas en una situación de alerta a partir de las próximas subas en las tasas de interés anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE), y una deuda que alcanzó el 114,5% del Producto Bruto Interno (PBI) en el primer trimestre.

“Es imperativo reducir la deuda publica porque compromete nuestra independencia y nuestra soberanía”, dijo el funcionario en una entrevista televisiva el pasado lunes.

Del mismo modo, los nuevos cálculos oficiales estiman una inflación acumulada para este año de 5%.

Si bien la inflación alcanzó en mayo pasado un récord de 5,8% -inédito desde que el país empezó a usar la metodología de la Unión Europea para calcularla en los años noventa- , la cifra sigue siendo más baja que el promedio de la Eurozona de 8,1% para ese mismo mes, siendo uno de los motivos la menor exposición a los shocks en el valor del gas.

Tras crecer 7% durante 2021 en el mayor ritmo de expansión desde 1969, la economía del país galo se contrajo 0,2% en el primer trimestre del año, con el consumo -uno de los principales componentes del PBI- mermando 1,5%, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas (Insee).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba