Sociedad

Gestores del proyecto “acordeones sociales de Puerto Tirol” se capacitan en Brasil

El titular de la Fundación Puerto Tirol es Chamamé, Walter Bordón junto a los luthiers Fabio Ibañez y Fabian Dopslaff, y el alumno de la Escuela de Música Popular de dicha localidad, Alexis Caballero arribaron a Barra do Ribeiro, ubicada en el Estado de Rio Grande Do Sul, Brasil, donde se encuentra “La Fábrica de Gaiteiros” –dirigida por Renato Borghetti- para compartir saberes y articular trabajo conjunto.

Con vistas a concretar el sueño de una fábrica de acordeones sociales en Tirol, en lo que se viene trabajando hace tiempo junto a la Fundación Huoqo, el Instituto de Cultura y el apoyo del diputado Hugo Sager, los gestores del proyecto participaron de distintas capacitaciones con los expertos brasileños, referidas a la confección de la caja, el trabajo mecánico que conlleva el acordeón y la afinación.

En ese marco, se firmó una carta de intención con el Instituto Renato Borghetti de Música y Cultura, para que otorgue la licencia para el know how, es decir, para que comparta saberes técnicos y administrativos, capacitando a todas las personas que darán vida a la fábrica tirolera.

Bordón destacó la importancia del viaje para los luthiers y el alumno que lo acompañaron: “Fue una experiencia inolvidable para nosotros porque pudimos ver en persona cómo se confecciona el acordeón y poder llevarlo a Tirol, nos convertiría en la primera sede del país que cuenta con la fabricación de este instrumento social”.

De esta manera, le hicieron entrega de dos acordeones desarmados para ser montados por los futuros luthiers de la fábrica de Tirol. “Con estos conocimientos que traemos, podremos formar a los futuros luthiers de nuestra sede”, añadió el gestor cultural.

En esa línea, el legislador Sager recordó que esta iniciativa que acompañó desde el inicio del proyecto, tiene como objetivo construir un establecimiento que fabrique los instrumentos no para venderlos, sino para ofrecerlos a alumnos que no puedan acceder a un elemento musical tan costoso. Como contrapartida, los niños y jóvenes deberán asistir a estudiar a la Escuela de Música Popular, en la cátedra del acordeón, a través de un acuerdo logrado con la Fundación Huoqo que preside Kike Yorg.

Además, se gestionaron acuerdos con el secretario general del Consejo Federal de Inversiones (CFI), Ignacio Lamothe que financiaría, al menos durante los dos primeros años, los honorarios de todo el equipo de trabajo de la fábrica.

Por otra parte, se acordó que la Fundación tirolera ofrecerá el terreno –en donde funciona La Maraña- en comodato por 25 años, y el Gobierno provincial realizará la construcción edilicia de la fábrica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba